Y tú… Hasta cuando mantendrás tus Propósitos de Año Nuevo?

La Navidad, esa época de atracones y comilonas, se ha terminado. Ahora es cuando viene lo mejor. Después de fin de año te levantas y te propones que este año vas a hacer más deporte o vas a apuntarte a un gimnasio, vas a cuidar un poco más la dieta, dejar de fumar o de beber e incluso, que vas a levantarte más temprano para aprovechar el día. Uno de los problemas es que queremos cambiar una larguísima lista de propósitos en busca de una transformación de todo nuestro ser. Algunos de los propósitos más repetitivos son los siguientes:

  1. Hacer deporte o apuntarte al gimnasio

Es normal que después de las fiestas y excesos, lo primero que uno se propone sea esto. De hecho es ahora cuando más afluencia hay en los gimnasios y es por eso que se encuentran tantas ofertas. Veremos en marzo cuanta gente continua yendo.

  1. Comer de forma más saludable.

Uno de los problemas más frecuente respecto a este tema es querer cambiar por completo de la noche a la mañana la dieta o nuestros hábitos alimenticios. Empieza haciendo pequeños cambios que puedas cumplir para mantener la motivación elevada y poder avanzar.

  1. Búsqueda de un objetivo irreal.

La mayoría de la gente busca conseguir un objetivo que está lejos de lograr por culpa de querer conseguirlo ya mismo. La clave está en reajustar y amoldar estos deseos a nuestras verdaderas capacidades y posibilidades de mantener ese compromiso. Hay que encontrar el equilibrio adecuado para que sea un reto, pero no irreal, y también tenemos que plantear estrategias y métodos para cumplir esas metas.

  1. “Si fallas al prepararte, prepárate para fallar” Mark Spitz.

Esta frase resume a la perfección uno de los mayores errores que comete la gente. Una buena preparación es clave para afrontar la rutina del día a día ya que la organización es uno de los indicadores clave para determinar si tendremos o no éxito.

  1. La motivación sólo permanece unas pocas semanas.

Muchas veces esto es debido a la falta de resultados esperados y, es que la gente está obsesionada con el peso que marca la báscula y no en otros parámetros. Algunos ejemplos de esto son: la propia ropa que ahora ya no es tan ajustada; como nos sentimos al levantarnos (niveles de energía) o incluso, la calidad del sueño.

Una de las mejores soluciones, a la hora de cumplir las promesas que nos hacemos, es hablar con un Entrenador Personal y comprometernos con él, ya que nos ayudará a mantener la motivación elevada y nos dará unas pautas en cuanto a entrenamiento y dieta para poder ir paso a paso consiguiendo nuestros resultados. Además, estaremos bajo la supervisión de un profesional del sector.

Enric Molla
Personal Trainer

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s