Examinando las dietas altas en proteína

Este es un tema que está en boca de todos desde hace un tiempo por eso considero interesante publicar un post para intentar aportar un poco de luz al tema. He escuchado todo tipo de cosas, desde que estas dietas provocan fallos a nivel renal, coronario e, incluso, cáncer.

Después de revisar bases de datos se observa una verdad en todo esto, que hay que matizar porque, cuando se trata del cuerpo humano hay muchas variables a tener en cuenta.

Primero decir que no se encuentran estudios que garanticen o demuestren de forma inequívoca que dietas altas en proteína provoquen fallos renales. La mayoría de estudios afirman que si personas propensas a padecer problemas renales, siguen dietas altas en proteína pueden contraer algún tipo de problema (Martin, Armstrong, & Rodriguez, 2005). Y, siguiendo con esto, qué se consideran dietas altas en proteína? Hay estudios (J. Antonio, Peacock, Ellerbroek, Fromhoff, & Silver, 2014) que demuestran que dietas 5 veces por encima del nivel recomendado de proteína diaria, combinado con entrenamiento de fuerza, no tuvieron ningún efecto negativo en los pacientes de dicho estudio. Otro estudio que va en esta dirección (Jose Antonio et al., 2016), muestra como los sujetos estuvieron durante un año alternando entre 2 meses de una dieta normal y 4 meses de una dieta alta en proteína. Al final del estudio no se observó ningún cambio a nivel renal ni nada, además de no incrementar grasa durante este período.proteina

Otros estudios (Cuenca-Sanchez, Navas-Carrillo, & Orenes-Pinero, 2015) muestran el efecto saciante de las proteínas, su relación con el manejo del peso y su impacto en la salud ósea.  Las dietas altas en proteína han demostrado ser un gran recurso a la hora de perder peso y mejorar la composición corporal, entre otras cosas, por el efecto saciante mencionado anteriormente. Finalmente, en cuanto a la salud ósea, también juega un papel fundamental pues disminuye el riesgo de lesiones o enfermedades óseas  en mujeres y en personas mayores ya que, la capacidad de estos últimos para sintetizar proteína es menor.

Por último, concluir que la mejor estrategia para una adecuada composición corporal es una combinación de entrenamiento de fuerza más una dieta alta en proteína.

Hay que comer todo lo que corra, vuele o nade y tanto verde como podáis.

Enric Molla
Personal Trainer

Antonio, J., Ellerbroek, A., Silver, T., Vargas, L., Tamayo, A., Buehn, R., & Peacock, C. (2016). A high protein diet has no harmful effects: a one-year crossover study in resistance-trained males.

Antonio, J., Peacock, C. A., Ellerbroek, A., Fromhoff, B., & Silver, T. (2014). The effects of consuming a high protein diet (4.4 g/kg/d) on body composition in resistance-trained individuals. J Int Soc Sports Nutr, 11, 19. doi: 10.1186/1550-2783-11-19

Cuenca-Sanchez, M., Navas-Carrillo, D., & Orenes-Pinero, E. (2015). Controversies surrounding high-protein diet intake: satiating effect and kidney and bone health. Adv Nutr, 6(3), 260-266. doi: 10.3945/an.114.007716

Martin, W. F., Armstrong, L. E., & Rodriguez, N. R. (2005). Dietary protein intake and renal function. Nutr Metab (Lond), 2, 25. doi: 10.1186/1743-7075-2-25

Advertisements

One thought on “Examinando las dietas altas en proteína

  1. Pingback: 25 Low Carb Snacks – Personal Training Blog

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s